Sunday, 10 June 2007

Another attempt of Mr. Antonio Toscano: “Spanish journalist says he knows Madeleine's abductor”

Tras la pista de Maddie

Un periodista que investiga el caso asegura conocer al autor del secuestro de la niña británica en el Algarve

VIRGINIA LOPEZ. Especial para EL MUNDO (June 7, 2007)


LISBOA.- Ha pasado más de un mes desde la desaparición de Madeleine McCann y aunque la Policía Judicial portuguesa asegura que no han dejado de trabajar en el caso, lo cierto es que los días pasan y no hay novedades en relación al posible paradero de la niña británica de cuatro años de edad, desaparecida del hotel en el que dormía en Praia da Luz, en el Algarve, el pasado 3 de mayo. Sus padres, Katie y Gerry, han iniciado una gira europea, primero Roma y Madrid, después Berlín y Amsterdam, para hacer llegar la foto de su hija a todos los rincones de Europa.

Hasta ahora no se ha divulgado más que la descripción de un hombre de raza caucásica, de 1,75 metros y pelo oscuro, largo por detrás, entre 35 y 40 años, que podría haber llevado a una niña envuelta en una sábana la noche de la desaparición vistiendo chaqueta oscura y pantalón claro.
Este hombre tiene nombre y apellidos y el periodista de investigación Antonio Toscano, quien desde hace años trabaja en desapariciones similares, asegura conocerlo.
Según sus averiguaciones, el supuesto secuestrador de Madeleine fue visto en Sevilla, una semana antes de la desaparición, afirmando que se dirigía al Algarve para visitar a unos amigos.
Estas dos personas se conocían de frecuentar el Bar Arny -en el que en 1995 se destapó un caso de abuso y prostitución de menores; tres años después muchos de los famosos imputados salieron sin cargos-, aunque ninguno fue condenado en esa operación. Lo que sí ha podido averiguar Toscano y ha declarado a EL MUNDO es que el supuesto raptor de Maddie, que habría actuado por encargo junto con otras dos personas, ya ha cumplido pena por un delito de pedofilia fuera de España, y podría estar trabajando dentro de una red internacional a nivel europeo. «La pequeña Maddie no fue casualidad y fue seleccionada mucho antes de su desaparición, probablemente en Gran Bretaña», afirmó Toscano.

Cuando la información llegó a sus manos, este periodista de investigación se ofreció a los padres de la niña para intentar ayudar a encontrar a Madeleine. Desde el primer momento, Clarence Mitchell, portavoz de los McCann, se mostró favorable a que se produjera el encuentro, siempre y cuando el periodista español estuviera dispuesto a trabajar de manera conjunta con la Policía Judicial portuguesa, ya que los padres de Maddie han insistido en que cualquier información sobre el paradero de la niña tendría que pasar antes por las autoridades policiales.
Sin embargo, los días han ido transcurriendo y tras un par de llamadas, ninguna persona del entorno de los McCann ha dado el paso para acercarse a Toscano. «Si quiere ayudar a la familia y tiene un nombre, entonces que llame a la Policía Judicial lusa y lo dé», pidió Clarence a Toscano, quien entiende que «la colaboración con la familia es fundamental porque ellos son una pieza clave del rompecabezas», explicó el periodista diciendo que, si han sido seguidos, es necesario saber sus movimientos para intentar llegar al autor del delito.


Por su parte, la Policía Judicial portuguesa ha afirmado en varias ocasiones que cualquier información será bien recibida, y estaban dispuestos a encontrarse con Toscano, si viajaba al Algarve para reunirse con ellos. «No nos compete organizar el viaje, o lo hace la familia o nosotros no podemos hacer nada», informó el portavoz de la Policía Judicial, Olegario Sousa. Ante la falta de respuesta de la familia, los investigadores portugueses han movido ficha y la policía judicial española se reunirá con Toscano para recibir las informaciones que éste tiene.
Según Toscano, Madeleine podría haber desaparecido a manos de un pedófilo que podría haber pagado por su secuestro una cantidad de dinero superior a la recompensa ofrecida por una pista fiable sobre su paradero, que supera los cuatro millones de euros.